Fiel a su filosofía inicial,
Javier Galarreta ha seleccionado los mejores viñedos e instalaciones de elaboración para producir un cava diferente. Desde 2009 ha viajado intensamente por las zonas productoras de Cataluña para encontrar socios capaces de elaborar un vino espumoso elegante y fresco. En el corazón del Penedès descubrió finalmente las cualidades que buscaba. Durante el proceso, falleció la madre de Javier, Conchi, quien no llegó a probar y saborear el fruto del último reto de su hijo. De ahí el nombre-homenaje de Villa Conchi, que no es sólo un cava moderno que muestra lo menor que puede ofrecer España, sino que también es un homenaje a una mujer que siempre fue una fuente de inspiración en elegancia y distinción.