En el corazón de la Ribera del Duero, a más de 900 metros sobre el nivel del mar, se encuentra la finca de Valtravieso, rodeada de sus viñedos. Esta dinámica bodega combina la tradición con los más avanzados procesos de producción para conseguir un vino único, lleno de sensaciones, capaz de expresar la singularidad y la personalidad de la región.

El objetivo del equipo de expertos de Valtravieso es aprovechar su privilegiada ubicación para extraer el verdadero potencial de las variedades Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Merlot. Sus 83 hectáreas de viñedos están plantadas sobre un suelo arcilloso calcáreo seco, poco profundo y pobre en nutrientes, lo que es ideal para cultivar vides que crecen excepcionalmente robustas. En Valtravieso, la combinación de altitud, clima, suelo y un cuidado meticuloso convergen en un espectacular despliegue de la esencia de la tierra, la vid y la tradición de la Ribera del Duero.