Pago de Oro

Durante siglos,
la mejor zona de Toro para cultivar frutas, verduras y viñedos ha sido conocida como “El Oro”. Su situación privilegiada, cercana al río Duero, en la parte oriental del pueblo de Toro, la hacían perfecta para evitar las heladas matinales durante la primavera. Los característicos suelos rojos de la zona tienen una base de arcilla, y están cubiertos por cantos rodados que los hacen idóneos para cultivar uvas que maduran lentamente.

En 1996,
la familia San Ildefonso, pionera de la zona, llevó a cabo una selección de parcelas alrededor de este enclave privilegiado para producir sus vinos “Pago de Oro”. Gracias a una cuidadosa y constante selección del terroir, los San Ildefonso se han colocado al frente del estilo moderno de Toro, con vinos caracterizados por su gran carácter y concentración de fruta.