Bodegas Baigorri
lleva la elaboración de vino a sus orígenes en unas instalaciones de alta tecnología que son una obra de arte tanto como los vinos que crea. Construida para arropar el proceso completo de elaboración, se trata de una estructura de cristal elegante que parece emerger de la tierra y que da la bienvenida al visitante entre el impresionante panorama de los viñedos de los alrededores, haciendo hincapié en que es aquí donde se inicia el proceso.

La bodega
se ‘sumerge’ a más de 30 metros por debajo de la superficie. La construcción se basa únicamente en la fuerza de la gravedad para conducir la fruta y el mosto hacia su evolución natural en vinos de clase mundial. La ausencia de tolvas, bombas o métodos mecánicos de ningún tipo asegura que las uvas seleccionadas de forma individual y el vino resultante estén protegidos. El resultado de esta combinación entre una gestión cuidadosa del viñedo, la selección más rigurosa y una arquitectura innovadora es una colección de vinos modernos y redondos, con una personalidad distintiva.